La futura mamá #soysumadreaunquenoesté

 

madre

 

Era el 10 de mayo de 2002. Yo estaba embarazadísima de mi hijo mayor. Recuerdo que ese día mi suegra me regaló una rosa y me dijo que era por el día de las madres.

– Muchas gracias, pero todavía no soy mamá – le dije recibiéndola
– Sí, tú ya eres mamá – me dijo sonriendo –

A pesar de tener 8 meses de embarazo y una panza enorme, de llevar varios meses sintiendo a mi hijo moverse, de haber escuchado su corazón y llevar 3 ultrasonidos en mi haber, yo aún no me sentía madre. Pero después de todo, yo no sabía nada. Era mi primer hijo y yo era tan inocente.

Ahora, haciendo una recapitulación de todo lo vivido durante estos 6 años desde la muerte de María, me parece muy obvio algo que no lograba ver en ese momento: ¿si yo no era madre, qué era entonces? ¿de quién era hijo ese bebé que crecía en mi vientre?

Pero es lo que hemos oído durante toda la vida, lo que hemos aprendido, es de hecho algo cultural: por ejemplo, las tiendas de ropa de maternidad, dónde te ofrecen todo para la “ futura mamá”. ¿Futura ? ¿Qué es entonces una embarazada?  ¿Se encuentra acaso en una especie de limbo, con una condición indeterminada? Nadie cuestiona el término. Ni una misma. Tal vez porque no parece importante. Después de todo, en el instante mismo en que nace el bebé ( vivo ), deja de ser un feto para convertirse en bebé, en TU HIJO.

Un feto es considerado hijo de nadie, al parecer.

Pero toda esta cuestión, que en apariencia solo le compete a la semántica, cambia cuando ese “feto” muere. Quiero decir que cambia para quién pierde a ese proyecto de bebé, a ese “ futuro hijo”.
Porque ahí todo es definitivo. Porque no hay un cambio de estatus con su nacimiento. Porque parece que entre más pequeño, menos importante es que muera, porque después de todo solo es un feto y los fetos o “ productos “ no tienen padres. Es más, ni siquiera mueren. Solo los pierdes.

¿En que te conviertes entonces cuando tu bebé muere? Si antes eras futura madre, ¿qué pasa cuando ese hijo no llega con vida? ¿te transformas en una “casi madre”? Desde luego que no. Eres una madre en toda la extensión de la palabra, aun si no lo conociste y nunca le cambiaste los pañales. Su madre.

Es muy simple y ahora lo veo tan claro: un hijo es hijo desde que lo concibes. Desde que no es más que un montoncito de células, desde el principio, en todo su recorrido por la vida terrenal, durante todo el tiempo que lo tengas contigo, dentro de ti, fuera, aquí en la tierra, en el cielo, para siempre. Desde que comienza a existir es tu bebé, tu hijo y tú eres su madre. Desde que comienza a existir e incluso si ya no existe en forma física. Jamás lo dudes. Jamás tengas reparos en decirlo. Hay que ir cambiando mentalidades poco a poco, hasta poder desterrar el término tan arraigado y tan erróneo.

Yo soy madre de dos hijos, aunque la gente pueda ver solo a uno de ellos y la otra no llegó a nacer con vida. Aunque todo el tiempo se me recalque que tengo solo uno, el que está vivo. A veces las cosas no son lo que parecen. La vida no es siempre blanca o negra. También tiene tonos grises. Yo tengo una hija que nadie puede ver, pero que se deja sentir en todo lo que hago, en toda mi vida. ¿eso no es real? ¿Alguien que cambió todo mi mundo, mi forma de ser, de ver las cosas no se cuenta porque solo llegó a vivir 4 meses y medio dentro de mi vientre? ¿no es importante? ¿no llegó a merecer el estatus de ser humano, de MI HIJA? Nunca permitas que nadie minimice o niegue tu condición de madre. Una madre lo sigue siendo incluso cuando su hijo se fue demasiado pronto.

A los muertos de más edad nadie les quita sus títulos: si tu madre muere, con su muerte no deja de ser tu madre.
Así que vamos poniéndonos serios y no permitamos que las palabras nos sigan hiriendo, que bastante tenemos ya con tratar de seguir viviendo sin nuestros hijos a nuestro lado: el término “futura mamá” solo puede aplicarse cuando estás planeando concebir. Solo entonces. Y un hijo es un hijo siempre, de 3 semanas, de 6 meses de gestación, de un año de vida, de 20… siempre.

Yo soy su madre aunque María ya no esté físicamente. Y cuando alguien me felicite este 10 de mayo, espero que lo hagan por mis dos hijos. Y si no, tendré que recordárselos.

4 comentarios en “La futura mamá #soysumadreaunquenoesté

  1. Es muy cierto Lis. Somos madres aunque no tengamos un hijo físico, el nuestro lo llevamos en el corazón.
    El domingo una tía me dijo,
    -¿pero tu no eres mamá.? Y yo así de, -por claro que si-
    Y se me hace extraño porque ella también tuvo muerte intrauterina de un bebé, creo que como dices, hay que ir enseñándoles que no somos “casi madres” si no verdaderas Madres que viven día a día con parte de su corazón, alma, y vida en l cielo.
    Feliz día mami, un beso y un gran abrazo para ti.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s