Te perdono. Me perdono: Separarte de tu pareja luego de la pérdida II

994222_10201387911730054_137215055_n

Hace unos cuantos meses o quizás ya un año, escribí una reflexión sobre la separación luego de la pérdida y muchas compartimos sentir, así que decidí compartir la segunda parte de la reflexión. Esto lo escribe una persona diferente. Dicen que cuando una está lista para ver, el universo te revela todas las respuestas. Así que ¡bendito sea el crecimiento!

Durante mucho tiempo me sentí avergonzada, sentí remordimiento y culpa, culpa, culpa. Esa que tiene la capacidad de cerrarte la boca por tiempo indefinido.

Habiendo dicho esto, uno de los causales de la separación no fue la pérdida de nuestro bebé. Sé que fue en lo que me convertí luego de perderla. Me volví “loca” y durante mucho tiempo me sentí avergonzada de eso, de mis reacciones erráticas, de mi bronca, de mis gritos, de mi “mal humor” cuando en realidad siempre hice lo mejor que pude. ¡Qué pena que no me tuve compasión!

La verdad es que mi “locura” fue el precio que pagué por haber estado tan cerca de mi hija. Tan conectada. Por haberla tenido adentro y haberla parido muerta con los ojos cerrados intentando salvajemente protegerme. Por haber pasado tanto dolor físico y emocional, el dolor y la soledad de esos momentos dejaron marcas muy profundas. ¡Cuántas veces disimulé! ¡Cuántos gritos me callé! ¿Cómo no explotar con tanto reprimido?

¿Y cómo eso no iba a espantar a una persona que siempre estuvo lejos?

Yo no creo que perder un bebé durante el embarazo sea el único causal de una separación. No creo que sea una experiencia que te termine de unir o te separe. Creo que el desenlace viene gestándose de mucho antes, creo que cuando sentís que viviste sola un embarazo, necesitás procesar el duelo sola. Y como el duelo dura toda la vida… lo natural es que te alejes, a veces incluso sin darte cuenta.

Cada uno tiene su propia historia de lo que pasó, mamá y papá viven dos historias diferentes en el mismo día, en el mismo momento, por el mismo motivo. Pero si tu corazón te susurra que tenés que seguir sola… qué bueno sería escucharlo antes de que te lo grite. Del otro lado hay mucha, mucha, mucha paz.

Te perdono todas las ausencias, todos los miedos, la incapacidad de afrontar un embarazo no planeado. Me perdono el no haberte dicho todo lo que sentía antes, en su momento. Pero ahora los dos sonreímos al mirar al cielo. Todo lo que queda de nuestro amor es el que le corresponde a nuestra hija, y eso está perfecto.

Los dos amamos a nuestra primera bebé. Y eso es todo lo que mi corazón de madre siempre soñó.

1941531_10203290015721465_863507205_o

 

PARTE I: https://miraralcielo.net/2015/05/09/separarte-de-tu-pareja-luego-de-perder-a-tu-hijo-laotracara/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s