#soymadreaunquenoesté: ¿Cabe alguna duda?

Cuando mis compañeras de camino mencionaron que durante el mes de mayo nos dedicaríamos a validar públicamente nuestra maternidad, a pesar de no tener físicamente a nuestros hijos, me compliqué. No porque me cueste hablar de mi maternidad, ni porque sea un tema que me genere conflicto, para nada. Mi dificultad radicaba en que siento que mi maternidad es tan, tan lógica, que no necesito validarla.

Soy madre, y es una realidad que brota por mis poros a cada segundo. ¿Por qué tengo que demostrarlo al mundo? Claro, para muchos, la madre de un hijo que no se ve, no es tal. Muchas mamás en mi situación vivieron incómodos momentos en el día de la madre, muchas de ellas fueron ignoradas y menoscabadas en su rol. A muchas no se les dijo ni un saludo, ni una frase bonita. A otras tantas se les dijo que no tenían derecho a sentirse madres, porque sus hijos habían muerto.

En mi situación, tal vez, todo es mucho más fácil porque tengo una hija en la tierra, una hija que el mundo puede ver. De todos modos, para algunas personas ella es mi única hija, olvidando por completo que hace dos años y siete meses vi por primera vez el rostro de mi segunda hija, Emma, mi maravillosa estrella de luz que hoy surca el firmamento. Con mucho esfuerzo y trabajo emocional, ha dejado de importarme esa gente, he dejado de justificar mi doble maternidad por doquier, entendiendo que soy yo la que, en primer lugar, debe sentirse madre.

Reflexionar acerca de esto me ha llevado a pensar en otras cosas. Pensar, por ejemplo, que cuando vemos morir a un hijo –situación que no escogemos- sí podemos escoger cómo vivir esa maternidad. Dentro de lo poco que se puede elegir en una situación tan traumática como el duelo, sí podemos elegir la forma de ser madres de nuestros pequeños.

Logro distinguir dos opciones (probablemente hay muchas más, pero estas son las que veo): Hay madres de hijos fallecidos que deciden vivir su maternidad en privacidad total, es decir, sin compartirla con el mundo. Que no vuelven a mencionar públicamente a sus hijos, que no tienen sus paredes llenas de fotos ni conservan ropa. Madres que en la intimidad de su corazón guardan el amor y el recuerdo más puro de sus hijos, pero que prefieren no gritarlo a los cuatro vientos. Conozco a madres en esta situación y son, generalmente, mamás de hijos que partieron muy muy pequeñitos. Esta forma de vivir su maternidad me parece sumamente loable y valiente, además.

Por otro lado, estamos las que exteriorizamos todo. Las que decidimos vivir abiertamente esta maternidad, encargándonos de que todo el mundo la conozca. Que mencionamos a nuestros hijos en redes sociales, que los contamos como un miembro más de la familia, que no perdemos ocasión de hablar de ellos en cualquier evento social. Que nos enojamos, incluso, si alguien osa olvidarlos.

Vivir la maternidad de esta forma también tiene un riesgo. A veces somos tachadas de locas. De obsesivas, de traumadas, de egoístas. Gritar a los cuatro vientos nuestra maternidad puede provocar que ciertas personas se sientan con el derecho de juzgarnos. ¿Pero qué más da? A estas alturas realmente pienso eso, qué más da. Qué importa que me crean loca por recordar a mi pequeña, qué importa que piensen que “no lo he superado” y que “estoy mal de la cabeza”, qué importa. Si sólo en lo profundo de mi corazón se esconde la verdad de este gran amor que no conoce fronteras.

Sea cual sea la forma en que decidamos vivir nuestra maternidad, somos madres y nadie puede negarlo. Y quien lo niegue, no entiende nada.

Reivindiquemos nuestro derecho a la maternidad, mirémonos al espejo y digamos fuerte y claro que SOMOS MADRES, que el hecho de que nuestro hijo o nuestra hija no esté no borra nuestra maternidad. Basta sentirlo en nuestro corazón y no necesitaremos aclarar nada.

Y que el mundo piense lo que quiera.Linger-500x394

Un comentario en “#soymadreaunquenoesté: ¿Cabe alguna duda?

  1. Es muy cierto que mas da lo que diga la gente, el duelo que vivimos solo dios y nuestro corazón lo sabe y siente.. Somos mamàs y considero yo que unas super mamás por que apezar del dolor y la ausencia de nuestro angel fisicamente, estamos de pie y “el que diran” no nos va a derrotar..

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s