Lo que dejaron a su paso. #legado

El paso de mis hijos por este mundo fue un suspiro, un abrir y cerrar de ojos, un pequeño instante, una fracción de segundo en el universo, pero a la vez toda una vida. Un par de días en realidad pueden significar toda una vida.

Al principio, creo que como le pasa a todos los papás que perdemos un hijo, su paso causó un gran caos, nos cambió la forma de concebir el mundo, mi forma de pensar, de sonreír, de ver las cosas, de mirar…

Poco a poco cuando pude ir levantando la cabeza y alzando la mirada, llegó el punto en que necesitaba empezar a ordenar el desastre que la tormenta había dejado y a darle un sentido a toda la destrucción que en cuestión de segundos dejó su paso por el mundo. ¿Cómo  es posible que dos bebés extremamente pequeños dejaran tanto desorden? ¿tantos sentimientos? ¿tanto amor y tanto dolor mezclado a la vez?

Aparte del esfuerzo sobrehumano que era vivir, empecé a hacer lo que normalmente hago cuando tengo que sacar lo que traigo atorado y no puede salir; empecé a escribir. Empece a sacar el dolor y las dudas escribiendo, escribir de lo feo, lo horrible, lo triste, de las verdades y lo que se queda callado, de lo que no se ve y también de lo bonito que puede ser la vida después. Si, también hay cosas bonitas en todo este asunto aunque de entrada no se pueda ver. Y mamás con brazos llenos y vacíos se unieron a escribir de sus hijos y sus experiencias también.

Y resulta que escribir de dolor, de muerte, de dudas y de amor sirvió. Muchas mamás se identificaron, aunque sus historias fueran totalmente distintas nos unía un mismo sentir, pensábamos parecido y se sentían al igual un poco olvidadas y en la sombra pero con ganas de hablar, de platicar, de decir y de contar lo que sucede a puertas cerradas, de lo que sucede con la muerte de un bebé.

Sus vidas habrán sido cortas, pero fueron vidas. Yo se que no los veré crecer, ya lo acepté… No los veré crecer, pero si puedo ver crecer todo ese amor que tengo por ellos todos los días en mis respiros y en las ganas de seguir, en mis aciertos y en mis fallas como mamá, en mis palabras, en lo que escribo y en las mamás que se acercan día a día para platicar sus historias.

Mirar al cielo es el legado de mis hijos, de nuestros hijos. El legado y la prueba palpable de todo el amor que dejaron en su corta vida, este hermoso desastre que dejaron a su paso.

13315595_844796982317272_1996806772050228972_n

 

 

 

 

Un comentario en “Lo que dejaron a su paso. #legado

  1. El 27 de mayo apenas hace 7 meses que mi hija nació y murió luego de 20 minutos. Y poco a poco voy encontrando paz. Hay días buenos hay otros que no lo son tanto. Cada manera de sanar (si es que algún día llega la sanación), es distinta, la mía es hablando de ella, escribiendo, escribo mucho y algo que aún no entiendo es como puede haber tanto amor y tanto dolor al mismo tiempo. No hay día que Antonella no me haga falta. Como aquí se lee, no la veré crecer físicamente, pero ella vivirá y crecerá en mi corazón hasta el final de mis días.

    Un abrazo a todas!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s