Esteban José

Hace un año y un día me levanté muy temprano para ir al trabajo, era un bello día como todos los que había tenido desde que mi hijo crecía dentro de mi. Lo que no sabía era que sería el último día en que mi hijo estaría atado a mi a través de ese cordón umbilical que unía sus entrañas con las mías desde seis meses.

El 22 de Julio de 2015 debía ser un día como cualquier otro y no esperaba emprender un viaje sin retorno del cual jamás me podré bajar siendo ese el día de su nacimiento. Esperábamos a nuestro pequeño en Noviembre justo para mi cumpleaños pero en algún lado del universo quizá desde hace siglos, nuestra historia se había escrito de una forma diferente; una historia de amor, de dolor y lágrimas de sangre una historia que me marcó y cambió para siempre.

Nuestro pequeño primogénito se abría al mundo, un mundo en el que sus pulmones inmaduros de casi 25 semanas no podría soportar de manera natural y autónoma, así como los astronautas no podrían respirar sin ese aparato especial en la Luna.
Nuestro hijo llegó esa madrugada a través de una herida quirúrgica en mi vientre, donde casi fue imposible sacarle, creo que estaba tan aferrado a mi que él tampoco se hacía a la idea de que nuestros cuerpos no se darían más ese calor mutuo y acogedor, salió casi sin vida, a lo lejos veía como con dos de sus dedos la pediatra hacia masaje cardíaco y luego metió un Tubo orotraqueal para ayudarlo a respirar. Era pequeñito como un pichoncito, era mi hijo que sin querer había nacido 3 meses antes de tiempo. Luego de 23 horas de lucha y de súplicas a todos los dioses que el universo pueda tener, ahí estábamos tu papá  y yo la madrugada del 23 de Julio en esa fría UCIN sosteniendo en nuestras manos tu cuerpito frágil sin vida.

Un año después no comprendo por qué tú  y por qué a nosotros y aunque algún día trate de comprender nada te regresará a la vida.

Hoy trató de honrar tu vida y aunque tu muerte siempre traerá ese amargo de que no estás como quisiera tu existencia, pequeño elefantito de mi amor, tu existencia, sobrepasa toda dimensión. 

Sentí que este año  fue el tiempo de un suspiro, de un parpadeo, de una estrella fugaz. Sentí que fue hace un minuto desde que no estás. No pensaba yo sobrevivir ante tal mutilación, no pensaba yo seguir frente a este futuro ciego pero heme aquí, un año después, escribiendo en tu nombre porque aprendí que además de vivir ahora para llorarte extrañarte y añorarte, viviré  siempre para contarte y hacer de tu existencia el tesoro y legado más preciado.
Hoy con un nudo en ese espacio virtual entre el pecho y el alma miro al cielo, ese cielo que fue testigo de nuestros días de felicidad por tu causa, y envío esos besos que aquí nunca te podré dar.

Hijo mío te amo más que el primer día que supe que vendrías, te amo más que el invierno al verano, te amo con un amor inefable que me mantiene viva y  un corazón que late por el de los dos.

Hoy celebro tu vida, tu nacimiento y tu existencia, hoy celebro que la muerte separó sólo nuestros cuerpos, hoy grito al mundo tu nombre para que se escuche en los confines de la tierra, hoy soplaremos juntos tu primera vela pero con un viento apacible que no se apagué jamás.

Mi amor, mientras escribo esto mi alma llora a gritos, mi alma se estremece, mis brazos te buscan como una leona a su cachorro pero aquí estás, no como quisiera, pero estas y siempre estarás hasta el último día que la vida me de vida y aún después estarás y estaremos por la eternidad. 

Feliz cumpleaños mi amor. Elefantito de mamá.cute-draw-drawing-elephant-Favim.com-3969553

Esteban José 22-07-2015 –  23-07-2015

2 comentarios en “Esteban José

  1. Te leo y logro acordarme entre lagrimas mi vida, ese 03 de julio del 2015, en que Matheo salio de mi vientre asustado porque el sabia que no era su tiempo,
    Te aprecio aun sin conocerte Dayana, porque compartimos una historia, compartimos un dolor que no le deseariamos a nadie, no sabemos porque fuimos nosotras, pero de lo que se que esos pocos minutos o dias que los tuvimos en este mundo fueron los mas hermosos porque nos dimos cuenta que somos madres de angeles que Dios mando a esta tierra.
    Bendiciones Dayana

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s