La muerte no podrá llevarme a mi

La muerte se lo llevó todo. Primero se llevó a mi hijo; frágil e inocente, pequeño e indefenso… Luego se llevó mi inocencia, (o mi ignorancia) ya que antes de este suceso jamás hubiese pensado que un bebé que debía llenarse de vida, sería arrebatado por la fría y devastadora muerte. La muerte también se llevó mi matrimonio; era imposible pretender que podría seguir siendo la misma, y aunque luchamos (o luché) simplemente no pudimos. La muerte ya bastante hizo, pero aun así no la dejaré salirse con la suya. La muerte pudo llevarse muchas cosas, pero no podrá llevarme a mi…

Thomasito, piernecitas de 🐷 Thomasito, piernecitas de guerrero 💛

Thomasito, piernecitas de 🐷
Thomasito, piernecitas de guerrero 💛

Tomar la decisión de seguir con mi vida luego de que el cuerpo físico de mi hijo dejó este plano, me tomó varios meses. Fue una decisión dolorosa, puesto que era inevitable pensar en la injusticia que sería disfrutar yo una vida que mi hijo no podría. La culpa era tremenda, ya que por más que trataba de sonreír y reír, cada vez que lo hacía pensaba en mi niño, y en la ironía que resultaba que su madre sonriera y riera cuando él no estaba. Pero en este proceso de entendimiento y aceptación (aunque la palabra aceptación es muy grande, pero ustedes me entienden), comprendí que la mejor manera de honrar esa vida pequeña y fugaz era precisamente viviendo, que la mejor forma de hacer que ese pequeñito llamado Thomas siguiera viviendo, era a través de mis mejores sonrisas y mis más sonoras risas.

Antes de este suceso, solía ser una persona alegre, llena de colores. Y la muerte me había relegado a un rincón oscuro, en donde la pena y la melancolía iban al volante. Pero llegó ese tan ansiado día en donde dije “no más”. Ya la muerte mucho había hecho, ¿permitiría yo que me llevara a mi también?. Mi hijo no lo merecía, claro que no. Él, que vivió 14 horas y las vivió luchando como un guerrero, merecía que su madre fuera una guerrera también. Y entonces, me puse le mejor armadura que tenía para seguir enfrentando la vida con y sin él: una sonrisa 💜

3 comentarios en “La muerte no podrá llevarme a mi

  1. Claro que sí!!! Te entiendo perfectamente cada palabra que has dicho, lo he vivido y revivido ahora contigo. Ánimo muchaaaa fuerza, créeme que mañana será diferente. El tiempo pasa y deja muchas cicatrices pero todo se calma.

    Me gusta

  2. A mi me paso igual nada me consolaba. Después de tenerlo todo no tenía nada, ( su papa y yo no supimos entendernos y cada uno se fue en rumbos diferentes con su pena) pero un dia mi mamá me dijo: imagina que tú eres tu hijo y que yo soy tú. ¿ te gustaría verme así de triste, crees que a el le gustaría saber que desde que el vino te cambio la vida y que ahora eres tan infeliz? Desde entonces entendí que tenia que honrar su memoria siendo la mejor para que mi bebé desde donde esté , este orgulloso de su mamá. En vez de dedicarle lágrimas comencé a dedicarle sonrisas y cada cosa que hago la hago lo mejor que puedo, por el, por mi, por los dos y porq se que al final de mi camino lo volveré a abrazar.

    Me gusta

  3. Hola, te entiendo perfectamente, yo he pasado por lo mismo. Lamento que también acabara tu relación de pareja. Es un duelo devastador, no entendido por la sociedad como se debiera, el dolor es inmenso y cuesta mucho renacer y sobrevivir, es como una “zona cero” instalada en lo más profundo de nuestro corazón. No queda otra que continuar como bien dices y no dejar de confiar en el ser humano y en que la vida nos pueda regalar alguna sonrisa. Un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s