Mi pequeño valiente | de nuestras seguidoras

Mi pequeño valiente Santi. Agradezco tanto a Dios por haberme permitido conocerte, olerte, sentirte y besarte mi pequeño guerrero. Aunque fue muy poco tiempo que estuviste conmigo, esos 34 días fueron los mejores de mi vida.

Te recuerdo siempre, porque eres la prueba de amor más grande que pude haber experimentado, ya que sólo una persona que ama sobre todas las cosas a alguien, lucha como lo hiciste tú, mi chiquito. Fuiste tan valiente que a pesar de que los médicos no daban un diagnóstico favorable desde que estabas en mi vientre, igual llegaste al mundo para que nos conociéramos, a pesar que sería corta tu estadía en la tierra, me diste lo mejor de ti.

Tú, hijo mío, me enseñaste el verdadero significado del amor y eres parte fundamental de mi vida. Aún puedo recordar como si fuese ayer cuando te cantaba y me sonreías, tu cara tan tierna me derretía y tus ojos se tornaban brillosos porque sabías que yo estaba ahí. Cuando tocaba tu manito solías apretarla mientras a mi se me salían las lágrimas de la emoción por lo que estaba sucediendo.

Te abrazo en mis sueños, te beso en silencio, te siento en cada brisa porque con ella me abrazas y cuando miro al cielo puedo notar que las nubes forman  tus alas para mantenerme en paz y hacerme pensar que te fuiste no para siempre, sino para esperarme, y mientras llega ese momento me cuidas y me fortaleces.

Siento tu pérdida todos los días, cada segundo que pasa, porque imagino lo hermoso que hubiese sido tenerte en mis brazos, enseñarte las cosas buenas y malas que tiene la vida, pero sobre todo, la importancia del amor, porque sin amor no somos nadie. Mi Santi era tan parecido a mi, tenía mis ojos, mi nariz, mi color de piel. Las personas que pudieron conocerlo me decían que era mi cloncito y yo amaba eso, amaba saber que esa personita chiquita que estuvo en mi vientre era el vivo reflejo de lo que soy yo. Y es que solo con mirarte ya teníamos una conexión única. Algo que sólo se experimenta si tienes un hijo. Él me amaba y yo a él, nos amamos en realidad porque aunque no esté conmigo físicamente, siento su amor profundo todos los días.

 Escrito por Kristel Maritnez, mamá de Santi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s