Esta nota es para dar GRACIAS.

Esta nota es para dar GRACIAS a los amigos que estuvieron físicamente.
Lo recuerdo bien, salimos aquel d√≠a del apartamento a medianoche, llenos de alegr√≠a y con la seguridad de que regresar√≠amos con nuestro beb√© en brazos, alejados de nuestro pa√≠s, mi esposo de inmediato avis√≥ a la familia en M√©xico que se acercaba la hora del nacimiento de Alonso, tambi√©n al grupo de expatriados -nuestros amigos, quienes vivieron de la mano con nosotros todo el embarazo-, todas las parejas y amigos de la oficina de mi esposo, un mes antes nos organizaron un bello Baby Shower, fue un d√≠a hermoso en el atardecer de un balconcito en alg√ļn edificio del nost√°lgico Montevideo, ciudad  que hasta la fecha me trae una gran tristeza.
Omitiré los detalles de lo que pasó desde que llegamos al hospital-al amanecer.
Ser√© breve, para el mediod√≠a ya la historia era otra.  Malapraxis, negligencia m√©dica, violencia obst√©trica, Alonso un √°ngel.
Yo me recuerdo en shock, me recuerdo pálida, amarilla, triste, callada, mi primer bebecito había muerto y nosotros estábamos a miles de kilómetros de nuestros más allegados.
Ellos se convirtieron en ese momento para nosotros, en nuestra gente, nuestra fortaleza, nuestros mejores amigos. Y es por ello que les quiero dar las GRACIAS, a nombre de mi esposo y a nombre mío, pero sobre todo a nombre de ALONSO, nuestro hijito.
Ustedes nunca imaginaron pasar por esto a nuestro lado, y fue algo muy duro para todos, infinitas gracias, quizá nunca se los he dicho personalmente, quizá sí, quizá solo a algunos, pero es algo que me quiero permitir el día de hoy como parte de una liberación personal y lo quiero dejar de forma escrita, porque los pensamientos que tengo hacia ustedes son sentimientos guardados de eterno y puro agradecimiento.
Recuerdo vagamente algunas cosas, acostada sobre la cama de mi habitaci√≥n en el hospital, la mano de Gaby sobre mi mano, ella rezando, ambas llorando, porque no hab√≠a palabras, solo rezar, ‚ÄúDejad a los ni√Īos, y no les impid√°is que vengan a m√≠, porque de los que son como √©stos es el reino de los cielos‚ÄĚ, palabras que en ese momento me dieron mucha paz. Los recuerdo a ambos, Genaro y Gaby, ver sus rostros afligidos, nos hac√≠an sentir que nuestra pena no era solo nuestra, era tambi√©n de ellos; Ana y Memo, llegaron al hospital, le llevaron de cenar a Chuy e incre√≠blemente en medio del caos, nos hicieron re√≠r, hablamos de todo y a la vez de nada, siempre era un placer coincidir con ustedes; Anabel y Jorge, que nos abrieron su coraz√≥n y nos contaron de aquel √°ngel que ellos tambi√©n ten√≠an, y que se pod√≠a seguir adelante a pesar de todo y que Alonso siempre iba a estar conmigo aunque pasara el tiempo y los a√Īos y aunque en el momento se me hac√≠a tan duro recibir esas palabras hoy las agradezco, y las llevo siempre en mi coraz√≥n; a Ira y Lalo, que aunque no hubo palabras, y aunque las hubiera habido nunca hubieran sido tan correctas como esos silencios hermosos donde pod√≠amos sentir la fuerza de su amistad; a nuestro adorado Rola, ¬°GRACIAS! que fue a misa y pidi√≥ por nosotros y nos trajo un bello mensaje del padre de la parroquia, gracias Rola nuestro literalmente compa√Īero de viajes, quien iba a pensar, que luego viajar√≠amos juntos a Brasil, Argentina, Espa√Īa, gracias Rola, te queremos; a Nacho al jefe de mi esposo a quien recuerdo en aquel momento como al padre que ambos necesit√°bamos, que nos permiti√≥ decidir si quer√≠amos regresar de inmediato a M√©xico o quedarnos, (decidimos quedarnos para “recuperarme” y terminamos qued√°ndonos nueve meses m√°s) y que nos dijo palabras muy certeras, muy maduras, adem√°s que fue tan flexible con las jornadas y permiti√≥ a mi esposo tomarse casi un mes para estar bajo mi cuidado; a los pa√Īuelos de l√°grimas de mi querido esposo que fueron Lety, Sondy y Santi. El buen Santi, a quien estimamos mucho, y que nos hizo mucho bien escuchar su analog√≠a de las cosas, y a quien siempre recordamos con ‚Äú¬°gil, el d√≠a que tengas otro hijo, ah√≠ voy a estar!‚ÄĚ; a Rossana, Luciana, Moreda, Juan, Mart√≠n, Zulma, Jos√©, a Maxi y Meche que tambi√©n estuvieron en el hospital acompa√Īando a Chuy y que hasta la fecha est√°n al pendiente de nosotros, que valientes fueron.
Por los papeles que jugaron sin que lo hubieran imaginado un d√≠a, demostraron ser tanto, fueron abogados, doctores, compa√Īeros de marchas, extensiones de mi voz exigiendo justicia. GRACIAS porque supieron estar, y nunca tuvieron comentario de esos que a los padres en duelo les molesta tanto, actuaron como se debe de estar en silencio y acompa√Īando; la vida los hizo coincidir con nosotros en esos momentos tan duros, ¬°qu√© dif√≠cil debe haber sido! ¬°Gracias por haberlo hecho tan bien a pesar de que no existe manual alguno! Y aunque quiz√° hoy en d√≠a nuestras vidas tomaron caudales distintos, en nuestro coraz√≥n habitar√° siempre este gran cari√Īo por ustedes.

Eso es parte de lo que nos dejó Alonso, descubrir en ustedes gente maravillosa.

DESDE LO M√ĀS PROFUNDO DE NUESTRO CORAZON,

GRACIAS

Atentamente,

CHUY Y PERLA, PAP√ĀS DE ALONSO

3 comentarios en “Esta nota es para dar GRACIAS.

  1. Las gracias son a uds Alonso es nuestro los queremos Este país tiene u a deuda con uds La misión divina es llevada con uds con hidalguía Están en nuestro corazón Los queremos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Est√°s comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Google photo

Est√°s comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Est√°s comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Foto de Facebook

Est√°s comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Conectando a %s