¿Qué se puede hacer con un corazón roto? #14F #multiplicandoelamor

 

Hace casi 6 años que Sebastián llegó a mi vida. Su llegada desde el primer momento fue poderosa; a las 5 semanas de embarazo mi cuerpo ya era un remolino de síntomas, siendo de la misma manera su nacimiento, su corta estancia y su partida física, siempre intenso y profundo.

El corazón de Sebastián tenía una malformación; Trasposición de los Grandes Vasos, una Cardiopatía Congénita grave. Fue detectada a las 8 horas después de haber nacido. Con muy pocas probabilidades de éxito decidimos autorizar una cirugía correctiva… murió en el post quirúrgico, dejando nuestro corazón roto en mil pedazos.

Fueron días, semanas, meses terribles y eternos, la peor pesadilla que he vivido hasta hoy.

Con el paso del tiempo y el trabajo en el proceso del duelo, supe que este corazón, mi corazón hecho pedazos, estaba fraccionado para ser compartido, para darlo a todas y todos los que han pasado por la muerte de un hijo o una hija. Al repartirlo podía llenarme de nuevo, del amor que los demás comparten conmigo de sus historias, de lo más valioso que tienen sus hermosos hijos e hijas.

Uno no puede llenarse sin antes haberse vaciado, hay que hacer espacio para lo nuevo, y yo lloré con todo el cuerpo hasta vaciarme. A veces aún se asoman las lágrimas y es que es imposible sacar toda la tristeza por no verlo crecer, cada vez menos veces y menos intenso, pero aún quedan y es que maternar a un hijo al que no se le puede ver y tocar es tarea de Titanes, el instinto rebasa y a veces gobierna, es una lucha interna entre estos dos: la razón y el corazón. Y el secreto está en poner ese amor que nos quedó, en el lugar adecuado, en donde haga falta.

Amo la persona en la que me he convertido, en la que el corazón de Sebastián me convirtió, este es uno de los muchos regalos que mi niño con un corazón especial trajo para mí y aunque jamás lo hubiera pedido, lo agradezco.

Erika Ortíz Pérez

16780306_10210256629145537_1261716971_n

 

2 comentarios en “¿Qué se puede hacer con un corazón roto? #14F #multiplicandoelamor

  1. Querida Erika,
    gracias por compartir tu dolor y amor! Pasamos por una situación parecida con nuestra Yanua hace tres años. Nació igual con una malformación de corazón grave, le faltó una parte de la aorta, lo cual supimos unos días después del parto. Estuvimos entre desesperación y esperanza por dos semanas, le trataban de estabilizar para poder operarle, con la operación si podría haber vivido bien, pero no vivió hasta esto…
    La tristeza sigue, como tú dices no tan profunda, pero está allá y sale cuando menos esperado. Su hermano mayor habla de ella de repente, y cuando veo el hijo de nuestros vecinos que nació 4 días antes de Yanua, veo el imagen de como ella estaría creciendo, ya jugando con los hermanos mayores…. Nació nuestra arco iris Samin hace un año que alegra nuestra vida con su sonrisa, pero falta ella para sonreír con sus hermanos…
    Nos queda lo que dices “poner ese amor que nos quedó, en el lugar adecuado, en donde haga falta.”
    ¡Un abrazo grande para ti y todos nosotros que miramos al cielo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s