Después de tí… Camila #másalládeldolor

Era martes 24 de noviembre de 2015, el día que tú, mi amada niña volaste de mi vientre al cielo.

Quizá pueda sonarte extraño, pero, supe que te esperaba, sabía que estabas en mí, aun sin haberlo confirmado, y cuando me enteré que elegiste mi vientre como tu casa, el miedo y la incertidumbre se apoderaron de mí.

Me referí al miedo, porque no tuve a tu papito a mi lado, él se quedó en Guanajuato donde nació mi amor por él y tú fuiste concebida.

Estaba sola, me sentía sola, llena de temor, pero al mismo tiempo un inmenso amor hacía tí Camila.

Pues, al poco tiempo comencé a notar cambios en mi cuerpo, mi vientre estaba siendo testigo de tu vida mi amor, pude sentirte y te amé tanto…

Lo que no imaginé, era que ibas a dejarme tan pronto mi bebé, sólo cinco semanas y media te tuve dentro de mí, luego, decidiste ir a tu cielo, y vivir en mi corazón para toda la eternidad.

El dolor es un gran maestro, hoy día agradezco su presencia en mi vida ya que sin él, sin tu partida mi niña, no sería la mujer que hoy día te dice esto amor.

No me has dejado de doler desde aquel noviembre Camila y nunca dejarás de doler, de hacerme falta, de imaginar: ¿cómo serías? ¿cómo sonaría tu voz diciendo mamá o papá? ¿cómo me mirarían tus hermosos ojitos? esos ojitos que ví en un sueño y que son iguales a los de tu papá.

Te extraño Camila, te amo y sé que tú me amas también, eres la más hermosa bendición que ha tocado mi vida, ademas de tu papito.

Cada día que tengo la bendición de abrir los ojos le doy gracias a Dios por tenerte en mi corazón amor, y cada noche le pido que te cuide y te proteja de todo mal y peligro mi cielo.

Hoy día, vivo mi duelo, tu ausencia, tu presencia, pero lo hago desde el amor ¿sabes hija? me cuesta tanto lidiar con todo cuanto hay a mi alrededor además de tu partida…

Tú sabes por qué me alejé de tu papito, sabes tan bien como yo que lo amo con toda mi alma, pero debo estar lejos hasta que él haya soltado el pasado, hasta que haya dejado ir; hasta entonces yo volveré a él y quizá tú mi pequeña vuelvas a nosotros.

Todo esto te lo cuento mi vida, porque ahora a un año y casi tres meses de que volaste de mí, he ido transformando día tras día, el dolor que tu ausencia me ha dejado en amor para mí misma, sólo para mí.

Mi andar por el sendero de la vida no volverá a ser igual, yo fuí una mujer antes de tu llegada, aquí y ahora soy una mujer distinta, con una herida que jamás cerrará pero que me encargaré de llenar de amor y eterna luz, ese es mi después de tí Camila.

Solo el eterno amor que siento por tí y tu papito es aquello que a diario conduce mi vida.

Todo cuanto hago, siento y soy, es y será ahora y en la eternidad por tí mi cielo.

Te amo mi amor, te amo mi niña, te amo Camila de mi corazón, con todo mi amor y la promesa de mi corazón a tu corazón de volver a estar juntas…

TE AMA MAMÁ.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s