Para Diego Isaac, mi gordito hermoso| de nuestras seguidoras

Nunca había sido tan feliz, como cuando me enteré de tu existencia: 1.47 cm. medías cuando te vimos por primera vez y fue lo más hermoso que había visto en mi vida. Tu imagen y el hermoso y fuerte sonido de tu corazón llenaron mi vida de alegría, sentía tu vida correr por mi cuerpo; planes sin fin surgieron entre tu padre y yo. ¿Qué le gustará?, ¿Qué querrá estudiar?, Debemos empezar a ahorrar para su universidad…

Nos diste luz, sueños, alegría, ilusiones… una felicidad indescriptible. La primera vez que te sentí moverte jamás lo olvidaré, así como la última.

Gracias porque fuiste luz en nuestra vida, mi compañerito, mi gordito hermoso, nuestro sueñito, 5 meses me acompañaste y supe que te gustaban mucho los dulces porque cada que comía uno dabas marometas en mi vientre, así como que no te gustaban las fotos ni los videos, en cada revisión te movías tanto que le costaba al doctor poder medirte. Gracias a ti empecé a desayunar temprano y comer a mis horas, y como olvidar las náuseas matutinas que me recordaban que se estaba dando vida dentro de mí. Gracias por todos esos momentos fueron los mejores de mi vida, te extraño tanto, tanto… te nos fuiste antes de poder llenarte de besos y abrazos.

Siento un vacío inmenso y un dolor que me taladra en cada respiración, no sé qué hacer con este amor que no te pude dar, me asfixio varias veces al día y no sé qué hacer para poder atenuar este dolor que siento; imagino tu rosto y daría mi vida por poder escuchar tu risa, tu llanto, tu corazón junto al mío, poder velar tu sueño, tu voz diciéndome “mamá”, poder llenarte de besos y sentir tu cuerpecito acurrucarse en mi pecho, porque mis brazos no estuvieran vacíos, así como mi corazón… me siento culpable porque mi cuerpo no soportó, es algo que no puedo sacar de mi mente, a pesar de que hicimos todo lo posible para que un milagro sucediera y nos permitiera un poco más de tiempo, ese tiempo que ahora quiero detener y desaparecer en él; pero fuiste un guerrero hasta el último momento, estuviste conmigo luchando, no sé cómo haré, pero sé que no te puedo defraudar y de alguna forma debo salir adelante, de esa forma te demostraré mi amor. No será fácil porque siento que la mitad de mi alma se fue junto a ti, porque cada beso que no te di hace punzar mi corazón, pero sé que estarás viéndonos, que estas gozando de paz porque eres nuestro ángel, un ángel hermoso por el cual tu papi y yo tenemos que demostrar que somos valientes como tú lo fuiste y trataremos de ser felices para que no estés triste por nosotros.

Te amamos mi amor, y te extrañamos mucho, se feliz por favor, goza de paz y cuídanos desde donde estés, sé que no tienes dolor sino paz, y todo nuestro amor y nuestro pensamientos te acompañaran hasta el último día de nuestras vidas, por ti nos esforzaremos para ser dignos de algún día poder encontrarnos, de por fin estar juntos y darnos todo ese amor que quedó pausado acá en la tierra.

Escrito por Angelica, mami de Diego Isaac.

4 comentarios en “Para Diego Isaac, mi gordito hermoso| de nuestras seguidoras

  1. Pareciera que todo lo que haz escrito fue escrito por mi, me identifico totalmente con cada una de tus palabras y cada sentimiento que tienes, mi niña Danielita se fue de nosotros también a los 5 meses de tenerla en mi panza, hoy a 2 meses de su partida duele tanto como el primer día, pero lo que me alienta a poder levantarme cada día es una sonrisa muy bella que nos regaló a su papi y a mi en un ultrasonido de los últimos. Mucha fuerza Angélica, te abrazo con el corazón.

    Me gusta

    • Gracias, también te mando un abrazo, aferrarse a esos cortos pero grandes momentos es lo único que nos queda, ante este dolor tan grande que no termina,

      Me gusta

  2. Te leo y me desarmo, es lo mismo que siento. Siento que me desgarraron el alma cuando tuve que despedirme de Mailén, mi hija de 4 meses de gestación. Llevo dos semanas sin ella en mi vientre. Día a día intento comprender los mandatos de Dios, confío en que está en el cielo junto a mis ancestros y los de mi esposo. Pero se extraña tanto… Vivo el mismo dolor. Intento aprender de este infierno en que nos vemos sumergidas, intento salir a flote para no olvidar reir, no olvidar la vida… Un abrazo gigante.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s