Carta a ti que empiezas tu duelo…

 

foto de Fernanda Olguin

foto de Fernanda Olguin

Querida mamá que empiezas tu duelo:

No quisiera estar escribiendo esto a para ti, ni tendrías que estar pasando por esto. Ninguna mamá en su vida tendría que vivirlo.

No quisiera saber que decirte, ni que tuvieras que entenderme, no así, se supone no debería ser de esta manera.

Aunque supieras que existía el riesgo y hubiera una pequeña posibilidad de que esto pasara, nunca estás preparado para ser “de las estadísticas”: del 10%, del 1 de cada cuatro, tu hijo no tenía que ser del 1 de cada diez bebés, simplemente no, no cabe hablar de muerte cuando se va a dar vida.

Ahora estás aquí con tanto dolor, con tantas preguntas, con tanta culpa. Rota, herida, vacía.

Son muchas las personas que te quieren y están preocupadas por ti en estos momentos y me cuento entre ellas, pero no todos sabrán que decirte o entenderte, porque para entenderte realmente tendrían que haber pasado por lo mismo que tú pasaste en estos días.

Llegarán tus amigas y hasta tu familia a decirte que “todo pasa por algo”, “que mejor ahora que no estaba tan formadito” , “que mejor ahora que no estaba tan avanzado tu embarazo”, “que ya tienes otros hijos”, ” que Dios no te da lo que no puedas soportar” y montones de cosas más que te dirán con la mejor de las intenciones. “Que la vida sigue, que necesitas ser fuerte, que tus hijos vivos te necesitan”… eso ya lo sabes.

Les dolerá verte llorar, esperarán que al cabo de unos meses estés bien y que lo superes. Tratarán de minimizar la magnitud de tu dolor,  a lo mejor pensarán que exageras y hasta que te las das de la víctima pero la verdad es que tu dolor les asusta. Nadie está preparado para ver a un ser querido pasar por lo que estás pasando.

Se murió tu bebé, tuviste que decirle adiós cuando no hubo siquiera un hola, te lo arrancaron del vientre y te quedaste vacía, pero llena de tanto amor para ese bebé que ya amabas tanto.

Fue tan poquito el tiempo que pasaron juntos parece un suspiro. Y ahora tienes que enfrentarte a la vida que sigue, a decirles a tus hijos que su hermana no vendrá. A secarte las lágrimas para también secar las de ellos cuando les digas.

Quiero decirte desde lo más profundo de mi corazón que lo siento tanto.  La vida te dio un giro tremendo, lo sé. No me tomes por pesimista pero a diferencia de lo que todo mundo te dirá estos días, quiero decirte que también se vale no estar bien.

Está bien no querer salir de la cama, está bien si no quieres ver a nadie, se vale querer desconectarte del mundo, no te forces a hacer cosas que no quieres.  Está bien cuestionar a Dios, está bien dudar, está bien llorar, está bien maldecir.

No escondas tu tristeza porque los niños están cerca, está bien que vean que su mamá esta triste, que vean que también quieres y extrañas a su hermanita o hermanito.

Llora, llora lo que necesites, llora hasta que creas que no puedes llorar una lágrima más, te sorprenderás de cuantas lágrimas pueden sacar tus ojos, tu corazón.

Pensarás que tu pareja no te entiende, a lo mejor que no le importó tanto como a ti, pero no es verdad, si hay alguien en este mundo que siente lo mismo que tú es él, él también perdió a su bebé, él también está dolido y es la única persona que puede entenderte mejor que nadie, perdió lo mismo que tú. Abrácense, quiéranse y ténganse paciencia mutuamente.

Habrá días buenos, no tan buenos, habrá días malos, habrá días horribles pero aunque no lo creas, lograrás pasarlos.

La culpa es cabrona, cuando menos te lo imagines puede asaltarte sin que lo esperes. No le hagas caso, tú no querías que esto pasara, no fue tu culpa, tú no deseabas que las cosas terminaran así, ninguna madre desea la muerte de su hijito. No dejes que te hunda, es de las pocas cosas que puedes controlar en estos momentos así que no dejes que ella tome el control.

Aunque no lo creas esto que empezarás a vivir es un duelo, aunque traten de minimizarlo es un duelo en toda la extensión de la palabra, no le huyas, no le saques la vuelta tienes que vivirlo tarde o temprano, mejor ahora que después. Los niños también vivirán un duelo a su manera, permítelo, ayudándolos a vivirlo, tristemente para esto no hay una guía, haz lo que tu corazón te diga y será lo mejor.

Este dolor que sientes no se irá pero te puedo decir que aprenderás a vivir y a caminar con él, a abrazarlo y no va a ser fácil pero van a salir de esta juntos.

 

De madre a madre te digo no estas sola, triste e increíblemente somos muchas las que pasamos por lo que tú estas pasando y aun a la distancia las leonas heridas sabemos apoyarnos, cuenta conmigo, cuenta con nosotras que somos una tribu y de corazón espero recorras lo mejor que puedas este camino.

Un abrazo a tu roto corazón desde el mío, un poco mal cosido y remendado.

con cariño.

Una mamá que vio morir a dos de sus hijos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

6 comentarios en “Carta a ti que empiezas tu duelo…

  1. totalmente de acuerdo con esta frase “Se murió tu bebé, tuviste que decirle adiós cuando no hubo siquiera un hola, te lo arrancaron del vientre y te quedaste vacía, pero llena de tanto amor para ese bebé que ya amabas tanto”. que dificil es entender esto. No se lo deseo a nadie.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s