No digas nada

Cuando el alma está agrietada
no hay palabras, no hay razón
No hay manera de explicarle
Si está llena de dolor.
Por favor, no digas nada
Pues no hay nada que decir
Hoy mi alma está apenada
Y sin ganas de seguir.
No te culpo, no comprendes
Pero trata de evitar
Hablar de lo que no entiendes,
O atreverte a juzgar.
Cuando el alma está agrietada
Por un hijo que partió
Créeme no existe nada
Que explique ese adiós.
No, no trates de explicarme
Que era voluntad de Dios
Ni trates de consolarme
Con el ángel que tengo.
Cuando el alma está agrietada
Lo mejor es no hablar,
Respetar ese silencio
Con dulzura abrazar.
Abrázame y no me sueltes!!
Ayúdame a renacer,
Respétame mis tiempos
Permíteme retroceder.
No siempre seré fuerte
Y derrumbarse está bien
Y es que un hijo siempre duele
Como si fuera ayer…

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s