Y por eso me convertí en Maléfica| de nuestras seguidoras

 

Algunos villanos no se volvieron malos porque sí, fue porque se les engañó y se les hizo mucho daño…

Maléfica es una mujer que se convirtió en un ser oscuro al sufrir una despiadada traición. Construye una muralla emocional, la cual disfraza con una máscara de maldad y venganza, para protegerse de no ser “nuevamente lastimada y engañada”. Puede llegar a ser mala, malísima, pero en el fondo esconde una gran persona, noble, llena de sentimientos sumamente puros, pero ha sufrido mucho por eso actúa así, pues sus bondadosos sentimientos se volvieron de piedra. Se podría decir que más que venganza y resentimiento, es un corazón herido lo que lleva a Maléfica a ser el artificio de una bruja malvada.

La historia relata que luego se origina una relación especial entre Maléfica y la princesa Aurora, hasta el punto de que Maléfica se convierte para Aurora en la persona más cercana a una madre, pese a el conjuro que la bruja había hecho en contra de la princesa, quien tiene un espíritu generoso, que ama y acepta a todos los seres que le rodean. Como la fuerza del amor transforma, incluso lo inaudito, Maléfica trata de erradicar el hechizo contra Aurora pues empieza a sentir cariño y afecto hacia la princesa, sin embargo no lo logra porque el gran poder de su magia no se lo permite. Aun y cuando Maléfica hace todo lo posible por resarcir el efecto de su encantamiento, se propone encontrar al príncipe que con un “beso de amor” despierte del hechizo a la bella durmiente, mientras lucha hasta el fin por mantener a la princesa a salvo mientras duerme.

Esto también sucede en la vida real, en algunas ocasiones, hay personas que se ven envueltas en experiencias amargas, trágicas, dolorosas y terminan transformándose en seres oscuros, obstinados, silentes, un tanto extraños, quienes no ven necesario “seguir siendo buenos”, cuando la vida les juega malas y crueles pasadas. Resulta interesante poder indagar al respecto y saber a ciencia cierta ¿qué pudo llevar a que esa parte sensible, optimista, esperanzadora, alegre y divertida de una persona se apagara y le hiciera convertirse como lo hizo esa “hada malvada”, y vengarse del dolor provocado por la traición que vivió? ¿Acaso perdió algo? ¡Así fue! Maléfica por ejemplo, sufre, y mucho, con la pérdida de sus alas, se ve sumida en un profundo pesar. ¿Será que quizás la pérdida de sus alas, además de llevarse parte de su poder, también lastima su alma? ¡SÍ! Esta es una analogía perfecta para definir lo que vive una MADRE QUE HA PERDIDO UNO (O DOS) HIJO(S). Es tanto el sufrimiento, la aflicción, el sinsentido por la pérdida de sus hijos queridos, que durante una buena parte de su camino en el duelo, transita con sentimientos feos a cuestas, llena de rencor, con rabia, enemistada con Dios, con la vida, con la medicina, inclusive con su propio cuerpo “por haberle fallado”…

Lo admirable de Maléfica, es que a pesar de que se ha “vuelto malvada”, nunca deja de sentir palpitante su naturaleza original en el fondo de su ser y el único elemento que puede transformarla es el AMOR. Pero no se trata de quien la ame, no, lo importante en esta narración es el PROCESO DE REENCONTRARSE, ACEPTARSE Y AMARSE DE NUEVO, AMAR A ESA PARTE DE AURORA QUE EN REALIDAD ES EL AMOR A SÍ MISMA. ¡Qué curioso, que para una mamá en duelo, UN BEBÉ ARCOÍRIS representa esa metamorfosis, ese renacer al dolor! Sin embargo, ¿qué sucede cuando se anhela EL BEBÉ ARCOÍRIS, se trabaja física, psicológica, emocional y espiritualmente para tenerlo pero cuando falta muy poquito para conseguirlo EL BEBÉ ARCOÍRIS TAMBIÉN SE VA? ¿Cómo se puede volver a creer y a confiar en el amor, en los milagros, en los médicos, en la ciencia, en el destino, en la vida, en la conspiración del universo a favor de los sueños que queremos, en Dios…?

¡Somos muchas las madres que hemos tenido que negar exhibir esa parte sensible que llevamos dentro y la ocultamos por miedo a volver a ser heridas, vulneradas, maltratadas! Únicamente no dejamos de mostrar nuestros sentimientos más profundos a los demás, peor aún, dejamos de mostrárnoslo a nosotras mismas. Y sí, aunque no me enorgullece, debo admitir que describo mi realidad, POR ESO ME CONVERTÍ EN MALÉFICA, PORQUE PERDÍ A MI ANHELO MÁS PRECIADO: ANA, MI BEBÉ ARCOÍRIS, y se me vino el mundo abajo… Es cierto, esto ya lo había vivido, pero esta vez, está siendo diferente… No siempre las segundas partes son buenas, no siempre repetir algunas experiencias es agradable; aún no descubro si esto era necesario, solo sé que estoy viviendo y sintiéndolo distinto…

La moraleja del cuento, es que ese amor sensible que Maléfica bloqueó, como un castigo inquisidor, sin permitirse, ni darse la oportunidad de expresarlo, sale a la luz en el momento de  RECONOCERSE EN AURORA, HASTA QUE PUDO FINALMENTE REENCONTRARSE Y PERDONAR A ESA PARTE DE ELLA QUE TANTO LO NECESITA PARA TRASCENDER Y ASÍ SENTIRSE COMPLETA, LIBRE DE EXPRESAR SU AMOR, SU FUERZA, SU PODER… Convenciéndose de que “LO IMPORTANTE EN LA VIDA NO ES LO QUE NOS PASA, SINO LO QUE NOS TOCA” – debo repetirme estas líneas en voz alta una y otra vez, como un ejercicio, hasta que lo asimile y me lo crea –

Mientras tanto, “la única bendita forma que encontré para expresarle el inexplicable amor que le tengo – A MIS HIJAS  –  fue a través de mis escritos, en ellos puedo derramar mi corazón. Tantas letras para no morir, tantas líneas para que no se me mueran. Tanto escrito para encontrarme y encontrarlas a cada rato”. (Lau Barrera)

Por: Mariaolga Rojas Ramírez, mamá de Laura y Ana.-

6 comentarios en “Y por eso me convertí en Maléfica| de nuestras seguidoras

    • Nooooooo, ya pagamos la cuota de dolor en estas pruebas y hasta nos excedimos, creo que incluso nos quedaron debiendo… Sé que me entiendes muy bien Maru… No tengo nada bonito que decirte, solo puedo acompañarte con mi corazón partio’ en dos…!

      Me gusta

  1. Me siento identificada… desde que se murió mi hija dentro mío no soy la misma… no puedo serlo… y escribir es lo único que me queda para poder tenerla presente y sacar todo lo que llevo dentro. Pero una parte de mi alma se fue con ella.

    Me gusta

    • Maricel he descubierto que escribir la mejor forma de mantenerlas vivas! Nadie vuelve a ser la misma después de tener un hijo y perderlos no es la excepción, te envío un abrazo apretao en la distancia…

      Me gusta

  2. Mañana se cumplen 6 meses de la muerte de mi bello arco iris Joaquín. Me siento así, dolida, furiosa, totalmente estafada. Comparto cada palabra y realmente soy maléfica casi todo el día. Es muy muy difícil salir de ahí.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s