Mi pequeña Leyre | de nuestras seguidoras

Querida hija;

Cuando vimos aquellas dos rayitas en el test, no nos lo podíamos creer, eras el sueño por el que llevábamos tantos años luchando, muchas lágrimas derramadas y que tanto habíamos deseado.

Me imagina paseándote por la calle, con tu carrito rosa, mostrándote con orgullo a la gente, llevándote a la guarde, al cole, jugando con tus primos, me imaginaba los veranos en la playa, en la piscina, vistiéndote con vestidos de princesa (porque te iba a vestir de rosa y con vestidos cursis que tanto me gustan), me imaginaba peinándote con trenzas, pintándote las uñas y jugando a ser peluqueras. Me imaginaba tantas cosas….. todas, menos que te fueras tan pronto.

Aquel fatídico día, cuando vimos la cara de la doctora, sabíamos que algo no iba bien, pero nunca pensamos que sería el comienzo de nuestra despedida. Durante aquellos días que estuvimos en el hospital, sé que no querías irte de nuestro lado, tu corazoncito seguía latiendo con fuerza, eras una bebé muy fuerte y muy valiente.

Nos han quedado muchas cosas pendientes por hacer juntas, poder bañarte, poder acurrucarte cuando tuvieras frio, contarte cuentos para dormir, me hubiera gustado mucho que hubiera podido jugar con otros niños, que conocieras a tus primos, a tus tíos y abuelos, no he podido recibir tus regalos por el día de la madre, comprarte ropa, soplar contigo la vela de cumpleaños, sentarnos a hacer los deberes, llevarte al zoo, a natación, llorar juntas, comprarte chuches, regañarte, besarte, abrazarte, y no he podido escuchar que me llamaras mamá.

Es enorme el vacío que nos has dejado. El haberte perdido, ha sido el dolor más grande que he sentido y nunca vamos a poder olvidarte.

La vida, ha sido muy cruel en dejarnos estar juntas tan poco tiempo, pero han sido las mejores semanas de mi vida, he podido verte, sentirte, ver como ibas creciendo, pero sobre todo, nos han enseñado lo que significa ser padres. Siempre vas a ser nuestra hija, nuestra princesa, nuestra estrella, nuestra pequeña, nuestra Leyre.

Algún día, nos volveremos a encontrar los tres y entonces, podremos por fin darnos ese abrazo que tenemos pendiente, mientras tanto, nosotros siempre te vamos a querer y nunca vamos a olvidarte. Viviremos de los recuerdos que nos has dejado y que hemos compartido.

Leyre, siempre vas a estar en nuestros corazones y en nuestras vidas, gracias por haber cumplido nuestro sueño de ser padres.

Te queremos mucho.

Mamá y Papá

 

Escrito por Ines,  mamá de Leyre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s