A toda esa gente | de nuestras seguidoras

Desde el día en que nacieron y murieron mis hijos he escrito mucho, les he escrito infinidad de cartas, que nunca podrán leer, intentando expresar con palabras todo lo que les amo.

Ahora, pasadas ya las semanas y algunos meses, me veo en la necesidad de escribir al mundo que me rodea, a toda esa gente que ha seguido estando a mi alrededor aunque yo ni siquiera fuera consciente de ello.

Somos unas personas diferentes, lo sé, nuestros ojos ya no son los de antes, hemos cambiado por dentro, ¿pero cómo no hacerlo si el amor a nuestros hijos ha tocado lo más hondo de nuestras almas? ¿Si hemos sentido el mayor dolor que puede sentir una persona? ¿Si hemos abrazado a nuestros hijos muertos… quién no cambiaría después de eso?

Les echamos de menos, les amamos cada día e intentamos salir al mundo con una careta, fingiendo una normalidad que no existe, porque sabemos que el resto no está preparado para ver el dolor desgarrador de unos padres que han perdido a sus hijos.

Pero si tú de verdad nos aprecias, no tengas miedo de saber realmente cómo estamos, no tengas miedo de conocer nuestro dolor, de permitirnos compartir…déjanos quitarnos la careta, solo te pido que nos comprendas.
No pienses que si haces como si no hubiera pasado nada nos ayudas, al contrario, necesitamos saber que tú también recuerdas a nuestros hijos.

En esta situación la gente se escuda en que no saben cómo actuar… entiendo que no sea fácil, pero ya estoy alzando la voz…
Solo ponte por un momento en nuestro lugar… Piensa cómo te sentirías si perdieras lo que más amas en la vida. Perdóname pero no, no es tan difícil, hemos cambiado pero seguimos amando y agradeciendo…

Hay quien piensa que la muerte de un hijo a su nacimiento o poco antes de nacer no ha de ser tan doloroso porque aún no se le conocía.
Si tienes hijos plantéate en qué momento comenzaste a amarles, si no fue durante el embarazo, ¿cuándo fue? ¿a la semana de nacer? ¿a los meses? ¿De verdad necesitaste ese tiempo para amarles?
Yo amo a mis hijos desde que empecé a soñarles, a imaginarles, desde que podían estar en camino e incluso antes, podría decir que en algún lugar hace mucho tiempo, siendo solo almas ya les amaba.
Y les amaré siempre, porque el amor a un hijo traspasa la barrera de la muerte.

No tengas miedo de nombrar a mis hijos o de hablar de ellos porque pienses que me los estás recordando y me hace daño. Ellos están en mi recuerdo todo el tiempo. A todos los padres les gusta hablar de sus hijos, yo también soy madre.

Y si no sabes que decirme, no me digas nada, solo abrázame y sabré que estás. Solo ofrecerme una sonrisa cómplice y sabré que estás. Solo mírame con cariño y sabré que estás.

Por todo esto quiero dar las gracias a todos los que nos acompañais, a los que nos permitis ser tal cuál, sin fingir, sin caretas, sin demostrar nada.

A los que intentáis comprender el dolor que estamos sintiendo, a los que nos habéis visto caer y habéis sufrido por ello y aun así os habéis quedado.

A los que habláis con amor y respeto de nuestros hijos, por favor, ¡no dejéis de hacerlo!

A los que encendeis una vela por ellos, los que recordáis su día…

A los que nos llamáis sin miedo, pudiendo no recibir respuesta, pero lo intentais.

A los que amáis a nuestros hijos porque vosotros también os ilusionasteis cuando supisteis que estaban en camino.

Gracias a toda mi familia, y en especial a mis padres y a mi hermana, por recoger mis pedazos, por estar incondicionalmente, por amarles, recordarles, hablar de ellos y hacerles parte de nuestra familia.

A mi suegra, por sentirse abuela de esta forma tan especial y diferente.

A mis sobrinos, por su naturalidad y hablar de sus primos desde el amor. ¡Esa conexión de almas!!

A mis amigos, vosotros sabéis quienes sois, por dejarnos ser, por dejarnos expresar, por llorar juntos y por no huir de nuestro lado. ¡Los lazos se unen más fuerte aún!

A esas mamás tan especiales que voy conociendo en el camino y de las que tanto estoy aprendiendo. Porque conoceros es todo un regalo para mí, porque sentimos igual, porque nos ha unido lo mejor de nuestra vida: el amor a nuestros hijos.

A todas las familias que desgraciadamente vivieron esto antes que nosotros y han luchado por hacer este duelo visible… Por las mamás que escriben a través de la web porque leyendo sus historias ponen voz a mi voz.

¡GRACIAS a su papá, por ser mi pilar, por ser capaces de amarles juntos tan fuerte! Por levantarme cuando ya casi no puedo respirar del llanto y lo que él querría es caer conmigo.

Y sobre todas las cosas, ¡GRACIAS a mis hijos, a Pablo y a Lucía, por tanto amor!!

Escrito por Silvia, mamá de Pablo y Lucía.

2 comentarios en “A toda esa gente | de nuestras seguidoras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s