Gracias Mirar al Cielo

Nunca me ha gustado decir adiós, y hoy me esta costando tanto hacerlo, quiero pensar que lo que nació del dolor no puede quedarse en el olvido, que el amor que impulsó a una madre huérfana de sus cuatitos encender su computadora y querer unirse a otra para plasmar sus sentimientos en un blog, y paulatinamente ir invitando a otras para hacer un espacio donde todas con sentimientos, personalidades e historias afines quisieran #romperelsilencio, solo se va a transformar, como las cosas que son eternas, esas que no mueren, que dejan huella, que hacen historia.

Hoy Mirar al cielo solo se transforma, no digamos adiós a la semilla que en muchas personas se sembró, para tratar de crear conciencia en el duelo del que hasta hace cinco años atrás nadie hablaba: “el penosísimo duelo por la muerte de un bebé”. Hoy casi 53,000 personas se quedan con algo de esa enseñanza, ojalá que desde nuestro corazón lo multipliquemos, que seamos muchos más los que aprendamos a tocar este tema tan delicado con mucho tacto, pero sobre todo mucho amor y que siempre recordemos a ese hijito que se fue demasiado pronto.

Hoy me voy de este espacio con cierta nostalgia por las letras plasmadas, porque cuando llegué, las lágrimas rebalsaban mi vaso, porque lo único que quería hacer era escribir para tratar de inmortalizar a mi hijo, hoy sé que aunque escribiera o no, mi hijo existe, sigue existiendo, y siempre existirá, me voy con el corazón calmado, en paz, y me voy serena, sabiendo que quizá alguna de mis palabras traspaso la pantalla de ese monitor o celular y alguna mamá del otro lado se sentía comprendida, y no única con esta pena, me voy agradecida también, porque muchas personas se unieron a este espacio como solidaridad hacia nosotros (hacia mi esposo y hacia a mí), por la historia injusta de mi bebé, un caso muy triste de violencia obstétrica y mala praxis donde lamentablemente murió mi niño. Me voy también con la encomienda de que, si en algún momento de mi imprescindible camino una madre que haya perdido un hijo, coincide conmigo, tendrá de mi mano, de mi voz y de mi corazón, un abrazo sincero y un hermoso silencio.

¡Gracias a mi querido Alonso por darme fuerzas y traerme hasta acá, por hacerme viajar con los sentimientos escritos que su partida me dejó!

¡Gracias a la brújula que nos hizo dar en esta dirección después del dolor de ver partir a nuestros hijos, y hacernos coincidir para darle vida a algo tan hermoso!. Gracias a las mujeres que Mirar al cielo me hizo conocer y quedármelas para siempre en mi corazón y sus preciosos hijos, nuestra pandilla angelical que a donde quiera que yo vaya me acompañará.

¡Encontré a mi tribu, después de todo soy afortunada!

Atentamente Perla Gaona

Memorias Alonso

2 comentarios en “Gracias Mirar al Cielo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s