La mamá de Thomas

Te fuiste bebé virtuoso… Te fuiste lejos del calor y los mimos de tu madre. Te fuiste, pequeño valiente, porque en realidad no me necesitabas a tu lado para librar ninguna batalla. Te fuiste, pequeño guerrero, porque ese fue siempre tu destino. Te fuiste a las horas de llegar, porque solamente fueron esas pocas horas…

Gracias

He escrito sobre tanto en estos años. Sobre pena, sobre rabia, sobre desconcierto, sobre esperanza, sobre paz. En fin, sobre el duelo y sus implicancias. También he expresado gratitud… pero no de la forma en la que lo hago ahora. Este es el adiós. Y para decir adiós, necesito agradecer. A cuatro años y medio…