Hay leche. No hay niña.

Una pequeña parte de mí lo supo siempre. En realidad, cuando sucedió, sí fue una sorpresa para mí, con todas sus letras, pero algo me decía desde lo más profundo que ese embarazo no iba a tener un final feliz. Yo lo quería ignorar, porque creía que una madre siempre se preocupa y que era…

Comparte: Vino de visita

Tenía escasos 15 días de puerperio. Mi alma, fe, corazón, hecha pedazos, ni siquiera era yo, más bien era despojos de una mujer que había ganado un Ángel en el cielo y perdido una hija en la tierra. Pero ese día, ese 30 de octubre algo pasó.Tenía los pechos duros, enormes y me dolían muchísimo. Que…

Lactancia en duelo

Cuando me preparaba para recibir a Luna, que moriría antes de nacer, pensé qué querría hacer con la leche que dejaría en mi cuerpo. Sentí que sería nuestra última gran hazaña juntas, que sería lo que ella dejaba en mi cuerpo, lo que habíamos creado juntas. Me gustaría compartir algunas de las cosas que pensaba…

Leche, ¿tan pronto y sin bebé?

Dolor. Calor. Dolor. Calor. Dolor, dolor, dolor por donde lo busques. ¿Leche tan pronto? si mi panza era chiquita, si mi panza era del segundo trimestre, si mi bebé apenas me acariciaba el vientre y el corazón. ¿Por qué tenía que llorar lágrimas de agua, sangre y leche también? No entendía nada…  Mis pechos se hinchaban de dolor y…